Puntos para un revendedor web

Puntos para  un revendedor web

El vendedor se hace o se nace: En este caso el revendedor web requiere ser un profesional eficiente a la hora de cerrar negocios. Los mejores revendedores web cumplen lo siguiente:

Secretos para un Revendedor Web exitoso

Experto en el producto. El revendedor web tiene la obligación de conocer con exactitud el servicio que está ofreciendo al cliente, no sólo es desde el aspecto técnico, sino también de las aplicaciones, formas de activación, etc.

Ser positivo. El optimismo es indispensable cuando se vende algún producto y más un servicio como el web hosting, por lo tanto el revendedor web sabe que el NO ya lo tiene, por eso solo se enfoca en obtener el Sï. Pensar en ir con un cliente pensando que no va  adquirir algún plan de hospedaje es  una pérdida de tiempo.

Proactivo: El verdadero revendedor web proactivo propone acciones, crea sus propias estrategias en función de su experiencia e interacción con los clientes.

Concentración. Las etapas de las ventas deben estar bien definidas, el revendedor web debe cerrar una operación en el momento adecuado y que ése sea su último objetivo.

Imagen. Todos sabemos y más el revendedor web, que la imagen vende, además que es el primer nexo que tiene el vendedor con el cliente.

Trabajo en Equipo. Cuando un cliente de alguna recomendación, alguna opinión del servicio hay que escucharla atentamente, ya que la retroalimentación es la función del revendedor web para escuchar y saber las necesidades de su mercado.

Asuntos personales. Es necesario comunicarse con el cliente como si no se tuvieran problemas familiares ni personales, a los clientes no les interesa la situación por la que estás pasando, ellos quieren un bien servicio de hosting.

Ser asertivo.  El revendedor web debe tener en cuenta que es mucho mejor ganar un cliente a sólo realizar una venta forzada.

Persistir, pero sin molestar.

Organización. Como el trabajo de un revendedor web no tiene jefes más que él mismo, es necesario estar organizados y sea por una agenda u otra forma de mantener el control del trabajo.